¿QUE SON LAS FLORES DE BACH?

Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934.

El Dr. Bach era un gran investigador, además de médico y homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, en Gran Bretaña, de donde él era originario, hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas para distintos problemas emocionales. A estas 38 flores se les llaman Flores de Bach.

Las Flores de Bach también reciben el nombre de esencias florales de Bach y de elíxires florales de Bach.

                                                                             

Su teoría era que las enfermedades físicas tienen un origen emocional y que si los conflictos emocionales subsisten por mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo empieza a aparecer, Sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la enfermedad física. Fue de esta forma que desarrolló la Terapia de las emociones.

Después de más de 70 años, las Flores de Bach han sido probadas como un magnífico sistema para tratar los problemas físicos, mentales y emocionales de los seres vivos.

En la Terapia Regresiva las Flores de Bach son de una gran ayuda  ya que nos ayuda a desbloquear y sanar las emociones que van aflorando, tanto en el transcurso de la Terapia en la consulta como despues en casa.     

                        COMO TOMAR LAS ESENCIAS                                   

La efectividad de los remedios no se incrementa por tomar más gotas por dosis, sino por una administración más frecuente y consistente. Importa la frecuencia y no la cantidad.

En la mayoría de los casos, las esencias deberían ingerirse de cuatro a seis veces al día, depositando las gotas bajo la lengua o en una bebida, aunque esta frecuencia puede incrementarse en los casos más agudos a una toma cada hora o incluso, cada 10-15 minutos.

Carece de efectos secundarios ya que en realidad tan solo contienen la vibración de la planta, ninguno de sus componentes son químicos. No crean adicción y son compatibles con cualquier tipo de tratamiento. Por ello lo pueden tomar niños, bebés, mujeres embarazadas, adultos, animales y plantas.